domingo, 19 de diciembre de 2010

Zonas ORA: Nos multan empresas concesionarias a través de empleados sin presunción de veracidad.



José Fernández, Zaragoza, 2 de diciembre de 2010.
Suena el timbre, las 9 de la mañana más o menos.
-¡Mensajero!
...mmm... Raro. No he pedido nada, ni espero ninguna carta o paquete.
Abro la puerta y encuentro a una muchacha uniformada con los colores de una conocida agencia de mensajería y paquetería.
- Una notificación del ayuntamiento para usted.
- ¿Del ayuntamiento?
Firmo, recojo el sobre, lo abro y... Sí, una multa. Al parecer he estacionado mi vehículo en una calle que desconozco y no he puesto el tícket de estacionamiento. Primera noticia que tengo. No suelo aparcar en zona de estacionamiento limitado, pero si lo hago pongo mi papelito como diligente ciudadano. Muy a mi pesar, pues son muchas las objeciones que tengo al respecto.
En el documento se lee que debo pagar de modo inmediato una cantidad económica y que la administración local, magnánima ella, en cumplimiento de la legalidad vigente, me premia con un suculento descuento del 50% si así lo hago. No pone más. Desconozco quién me ha denunciado y por supuesto estoy convencido que la denuncia carece de todo fundamento, pues no he cometido tal infracción. Debe tratarse de un error; Seguro.
Ya les he dicho que soy buen ciudadano, así que me dirijo a la oficina de tráfico para aclarar el malentendido.
- Hola, verá. Creo que ha habido un error. Yo...
-Si quiere ver su expediente diríjase a la oficina de la empresa que lleva los parquímetros. Me corta sin dejarme terminar de hablar.
-¿Cómo? ¿Que tengo que ir a una empresa a ver mi expediente de denuncia? Supongo que tendré que ir a la policía local, o a una oficina del ayuntamiento.
-No, vaya usted a la empresa que está en ...
Ahora soy yo el que interrumpe.
- ¿Que me notifican una sanción sin tener el expediente en el ayuntamiento? ¿Sin haberlo visto? O sea, que una empresa privada les facilita mi matrícula y sin más, me notifican una infracción. Sin tener más prueba que un listado que les envía una empresa. Mi sorpresa es mayúscula.
- Usted lo que tiene que hacer es pagar y punto. Me espeta la funcionaria. No salgo de mi asombro.
Me voy a casa contrariado, pero seguro de que mi razón es legítima. Confeccionaré un pliego de alegaciones dejando bien claro que lo sucedido es un error. Que no he cometido tal infracción y no habrá problema. Es más, voy a extenderme explicando porqué un particular, una persona anónima no puede ponerme una denuncia y quedarse tan ancho, sin presentar ningún tipo de prueba y... ¡Bah! Va a ser coser y cantar.
Dos días después pretendo entregar mi inocente escrito de alegaciones en la ventanilla.
- Hola, venía a entregar unas alegaciones a...
- A ¿Qué? Pida primero el expediente.
- Sí, ya vine, pero me dijeron que fuera a una empresa y verá...
- Eso es lo que tiene que hacer. Vaya, ve la denuncia la paga y se acabó.
- Es que no es lo que quiero. Deseo entregar las alegaciones porque...
- Usted no quiere pagar. Vuelvo a lo del otro día. Me interrumpe de muy mal modo.
- No, señorita, claro que no quiero pagar. No tengo porqué hacerlo si no he...
- Usted es un jeta.
- Señorita, haga el favor de sellarme esto, que no tengo que aguantar sus impertinencias.
Abandono las dependencias porque mis nervios se están crispando. Atribuyo su comportamiento a un mal día. Pero no importa. La eficacia administrativa, responderá como merezco dándome la razón que me asiste.
Un mes y medio más tarde...
Bajo al buzón y veo un papelito tirado encima. Lo veo de casualidad. A veces los carteros no encuentran a los destinatarios y dejan la correspondencia encima de los buzones.
Sorpresa... Es para mí. Una notificación. Esta vez ni se han dignado llamar a la puerta. Leo con inquietud que mis alegaciones han sido desestimadas ya que, como niego los hechos, la palabra del denunciante va a misa y es ley. En pocas palabras. La ley bananera ha llegado. Me hallo viviendo en un país tercermundista en el que no importa si existe prueba o no. Eres culpable. En cristiano; Si yo digo que usted ha robado un banco es así y punto. Si quiere evitar pasar por el “talego” más vale que demuestre usted lo contrario, atrapando al verdadero autor si hace falta. Esto es lo mismo.
Da igual que usted no estuviera allí. Da igual que lo niegue, da lo mismo si no hay una sola prueba o testigo que lo corrobore. Un señor o señora, anónimos, que además trabajan para una empresa que se lucra de las denuncias y pago de parquímetros le denuncia y ya está todo dicho. El ayuntamiento responde que al yo negar los hechos, el testimonio del denunciante tiene “eficacia probatoria”
Pensemos que cuando un agente de la guardia civil u otra policía de tráfico, le impone una sanción, de radar por ejemplo. Aporta certificados varios, de homologación del propio radar, de calibración, etc. Igual sucede con los alcoholímetros. Todos los certificados son expedidos por organismos oficiales los cuales se encargan de verificar que todos estos elementos cumplen una normativa y se encuentran en perfecto estado de uso. Los requisitos y certificaciones de todos ellos viene regulada en diversas normas de rango legal. Para el resto de infracciones, existe la llamada presunción de veracidad con la que cuentan los agentes de policía, que para eso están formados, acreditados y legalizados como tales.¿Qué es un vigilante de parquímetros? Una persona con nula formación legal, contratado a tiempo parcial muchas veces, por una empresa privada, en ningún caso funcionario público y por tanto no sujeto a los especiales supuestos que los empleados públicos tienen, caso de cometer según que irregularidades y por la tanto sin fiscalización legal alguna por parte de un servicio de inspección de mayor rango que ellos. Tan sólo vigilados por un “encargado” de la misma empresa, con la misma formación legal que ellos. Ninguna.
¿Quién regula los parquímetros? ¿Acaso están certificados por el centro español de metrología? ¿Tal vez los relojes y PDA que usan los controladores, están calibrados por ese organismo oficial? En algunos ayuntamientos incluso hacen fotografías. ¿Y...? ¿De quién es propiedad tal cámara? ¿Está certificada y homologada para el uso que se le da? ¿Que hagan la foto de su coche estacionado, significa que estaba allí a esa hora y ese día? ¿Se ve en la foto si lleva visible el tícket de pago? Por no entrar a valorar que ni una sola de las notificaciones en el hecho de la denuncia son válidas al ser denuncias de particulares.
Esta es la situación diaria a la que nos enfrentamos. Si no son pocos los impuestos que gravan el uso del automóvil en nuestras ciudades, además la extorsión que supone el uso de las zonas verdes, azules o naranjas. No importa si estaciona su coche cruzado ocupando tres plazas. Si tiene usted su recibito de pago, todo arreglado.
Volviendo a mi caso, por supuesto, el ayuntamiento no ha leído mis alegaciones. El ayuntamiento no ha querido saber nada de mí ni de las numerosas sentencias que declaran ilegal tal práctica.
Los Tribunales Superiores de Justicia, el Tribunal Supremo y otras salas judiciales han explicado y sentenciado hasta la saciedad la inviabilidad legal de este sistema y la indefensión a la que los ciudadanos estamos sometidos. Han hecho justicia, como deben y saben y han aplicado todo el rango normativo de este nuestro país, para concluir como no podía ser de otra manera, que los ayuntamientos no pueden seguir llevando a cabo las prácticas que vienen realizando en cuanto a la confección, notificación y tratamiento de las denuncias de los empleados de las empresas de control de estacionamiento. ¿Qué ha hecho la Administración? Nada.
A la Administración le importa bien poco la legalidad vigente, la razón y la verdad. O lo que es lo mismo, a la Administración le importa bien poco la moral, la ética y la justicia. Sólo le importa el dinero, recaudar. En el momento que emplea estas prácticas, la recaudación deja de ser eso, recaudación. Pasa a llamarse robo.
Nuestros estimados ayuntamientos, arruinados por otra parte en su mayoría, se permiten el lujo de enviar notificaciones mediante servicios de mensajería. Un servicio que estamos pagando todos los ciudadanos, para que notifiquen en nuestros domicilios que hemos de pagar por algo de lo que no existe prueba alguna. Hechos de los que una suerte de empresas privadas se están lucrando en todos los ayuntamientos de España.
Nos imponen sanciones vulnerando la legalidad establecida y pasándose por el arco del triunfo cuantas normas, leyes y sentencias haya dispuestas. Respondiendo a las súplicas ciudadanas fundadas legalmente, con notificaciones ilegales, en las que se invierte por completo la carga probatoria, garante de los derechos en cualquier sociedad civilizada. Obligando a cualquier ciudadano que tenga paciencia y poder adquisitivo a comparecer en un proceso contencioso administrativo, que le va a costar más tiempo y dinero que el pago de la propia sanción.
Nunca debemos dejar de recurrir. Recurramos; Hagámoslo. Si usted cree que ha contravenido alguna norma del reglamento de circulación o se ha equivocado, asuma su culpa y pague. Las multas son necesarias y todos los sabemos. Si hemos pisado una línea continua, asumamos con deportividad el castigo y paguemos sin rechistar. Si hemos bebido y nos han detectado en un control, paguemos nuestra deuda y demos gracias por no haber producido una tragedia. Obremos siempre en conciencia. Pero no nos sometamos. Nunca seamos rebaño a merced de un pastor o guía sin escrúpulos que nos extorsiona hasta la saciedad. No nos dobleguemos ante unas prácticas carentes de fundamento legal y hagamos oír nuestra voz. Las multas que nos imponen en los parquímetros son ilegales en base a nuestro actual ordenamiento jurídico. Rebélese y luche contra este abuso diario, que aproximadamente supone a cada ciudadano una cuantía de unos 400€ anuales de media en pagos a parquímetros sin contar multas.
Presente escrito de alegaciones, escrito que nunca admitirán, presente recurso de reposición que tampoco prosperará y al final, presente recurso contencioso administrativo ante la justicia real de este país, no ante la sorda, que no ciega, administración. Un contencioso que está ganado seguro, pues por fortuna en este país la justicia sigue siendo justicia y es independiente y al revés que la Administración es ciega pero no sorda. Será un proceso satisfactorio, pero un proceso judicial que sólo consideraremos completo el día que se condene al pago efectivo de los gastos del afectado, costas y perjuicios a la administración que se empecinó en tal absurdo. Y es más, completo, el día que algún alcalde, teniente de alcalde, jefe de policía local o instructor de expediente, acabe procesado por lo que hace. Ni más ni menos que, conociendo toda la normativa legal existente y que en ningún caso, sustenta el proceder de estos ayuntamientos ni estas empresas de control de estacionamiento, sigue notificando, respaldando y resolviendo sanciones por unas infracciones no cometidas, no notificadas y en ningún caso probadas.
Eso supone dictar a sabiendas una resolución injusta. Y en nuestro código penal tiene un nombre: prevaricación.



Articulo escrito y publicado por Pedro Javaloyes en su web www.elantirradar.com
Publicado en Un motero solitario por CarlosR con autorizacion del autor.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Km 15



Juan Luis Trabajaba desde mediados del verano en un pueblecillo cercano a Requena llamado la Portera. Y todos los dias al salir del trabajo, hacía el recorrido con su vieja Norton Commando hasta su casa en Macastre por la carretera de Mijares.
Era finales de Diciembre de 2009, ya bien entrado el invierno. Hacía un frío que helaba hasta las ideas. Y a las siete de la tarde pasadas ya era noche cerrada.
Los que habeis pasado por esa carretera sabreis que es una carretera bastante solitaria y con infinitas curvas. El paraiso del motero, vamos.
Un viernes de ese mes de Diciembre, despues del trabajo, cuando ya se dirigia hacia su casa, a la altura del puente que cruza el rio Mijares, en el km 15 aproximadamente se cruza con una chica que va andando en su misma direccion. Le parecio extraño, porque hacía un frío de tres pares de narices, pero pensando que podría ir cerca, sigue su camino sin mas.
El lunes cuando pasó de nuevo por allí, le vino a la mente la chica de la semana anterior, pero no la vió y se olvido del tema. Dos dias despues al pasar por allí, la volvió a ver, andando por la carretera, a la altura de unos chaletillos que hay nada mas pasar el puente del rio. Pero siguió su camino pensando que se quedaría por allí.
El viernes de esa semana la volvió a ver, pero esta vez pasando los chaletillos de Mijares, en direccion a Yatova. Y como ya no hay nada mas que kilometros de carretera, le parecio extraño y decidió parar.
Juan Luis   -Hola, vas lejos?
Chica          -Un poco, a Yatova.
Juan Luis   -Y vas a hacer todo el camino andando??
Chica          -Ya ves, parece que si.
Juan Luis   -Oye, si quieres te llevo.
Chica          -No tengo casco, pero si vas con cuidado me vendría muy bien que me llevaras.
Juan Luis   -Vale, sube. Por cierto, como te llamas?
Chica          -Teresa.
Juan Luis   -Yo Juan Luis.

Se subió a la moto, y cerca de la entrada del pueblo, la chica le avisa para que pare.

Teresa       -Dejame aquí, que no quiero que me vean llegar. Que luego la gente va con el cuento a mi padre y no quiere que suba en moto.
Juan Luis  -Como quieras. Si haces este camino todos los dias, te puedo acercar hasta aquí si quieres. Solo he de traerme el otro casco.
Teresa      -Vale. Mañana me verás por donde me has recojido. Si quieres me puedes acercar.
Juan Luis  -Bien. Aunque sea sabado, pasare por ahí y te recojo. (A ver si aquí hay tema. Piensa Juan Luis)

Como había quedado, pasa el sabado y la recoje. Y sigue encontrandola y acercandola a la entrada de Yatova durante toda la semana siguiente.
Ese fin de semana lo comenta con sus amigos mientras estaban de cena, y al decir el nombre de ella y el lugar donde la recojia siempre, los amigos le cuentan una historia que le deja helado.
Esa noche le cuesta muchisimo conciliar el sueño dandole vueltas al tema de la historia que le habian contado, pero al final decide que solo es eso, una historia. que hay cosas que no pueden existir.
Ese mismo lunes, al volver del trabajo, la ve otra vez andando por la oscura y solitaria carretera, a la altura del puente. Y con un escalofrio que atribuyó al intenso frío que hacía siempre que pasaba por el lugar paró a recogerla.

Juan Luis   -Hola Teresa. Subes?
Teresa       -Pensaba que no pasarías.
Juan Luis  -Cómo no iba a pasar si es el camino que hago todos los dias. Anda sube.

La chica sube, y emprenden el camino.  A los pocos minutos, el reduce la marca y le pregunta:

Juan Luis     -Teresa, te puedo preguntar algo??
Teresa         -Claro, dime.
Juan Luis     -(despues de un largo silencio) Es verdad que tus padres tuvieron un accidente en el puente que hemos pasado??
Teresa         -Si
(empezando a sentir un frío intenso en la espina)Juan Luis     - Y es verdad que murieron??
Teresa         -Si
Juan Luis     - Y tú, ibas con ellos en el coche??
Teresa         -Si
(Agarrotado ya por el terror)
Juan Luis     -Entonces, Teresa...................Tú estas muerta????
Teresa         -SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Nunca mas vieron a Juan Luis. Ni sus amigos, ni nadie. Pero hay quien dice  que por esa carretera en invierno, sobre las siete de la tarde se suele oir una moto que nunca llega.
Si alguna vez ves que se te acerca una Norton con dos personas, piensa que podria ser el, que aun lleva a Teresa por un camino sin fin.


Vssss de CarlosR

Los que los domingos recorreis esa carretera para ir de almuerzo, acordaos de Juan Luis cuando paseis por el puente. Igual podreis llegar a verlo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Supersticiones

 
 
1.   Un gato negro que camina hacia ti o que se cruza en tu camino
MALA SUERTE: Aunque en Egipto se creía que el gato era la reencarnación de los dioses, siglos después, la Iglesia Católica lo consideró como la reencarnación del diablo, por lo que eran quemados. El negro se identificaba con el diablo por ser el color de la noche. En casi toda Europa y en Norteamérica se cree que un gato negro trae mala suerte si se aleja de ti, pero buena suerte si camina hacia ti.
 
2.   Colgar una herradura detrás de la puerta
BUENA SUERTE: Según los griegos, el hierro -en forma de media luna- protegía de los hechizos, así que la herradura colocada en la puerta impedía la entrada de las brujas y del mal. Tradicionalmente se creía que las herraduras otorgaban más suerte eran las de los borricos, porque tienen siete agujeros, un número mágico por excelencia.
 
3.   Un cuadro torcido o que cae de la pared donde está colgado
MALA SUERTE: Esta idea tiene su origen en la Grecia clásica, donde se creía que si el retrato de un monarca o una celebridad caía al suelo sufriendo serios daños significaba que iba a morir en poco tiempo.
 
4.   Escupir
BUENA SUERTE: Se cree que escupir evita males. Plinio dejó escrito en su historia natural: "es sorprendente, aunque fácilmente comprobable, que si alguien ha sido golpeado y se escupe enseguida en la palma de la mano del agresor, el dolor de la víctima se alivia al momento. Algunos incrementan la fuerza de sus golpes escupiendo en sus manos antes de realizar cualquier esfuerzo". Se dice también que con esa fuerza se podía golpear mejor al Diablo.
 
5.   Encender tres cigarrillos con la misma cerilla
MALA SUERTE: Se cree que en una guerra -no se sabe con precisión cual, y en ocasiones se habla de la Primera Guerra Mundial, en otras de la Guerra Civil Española...- tres soldados encendieron sus cigarrillos con la misma cerilla y el enemigo vio la llama del primero, apuntó en la del segundo y disparó sobre el tercero.
 
6.   Poner un sombrero sobre la cama
MALA SUERTE: Poner un sombrero encima de la cama es presagio, en España e Italia, de que algo malo va a ocurrir. Esta superstición tiene otro significado: que se te quedará la mente en blanco. Esta creencia viene probablemente del simbolismo del sombrero, que representa la cabeza y los pensamientos y es símbolo de identificación personal.
 
7.   Derramar la sal
MALA SUERTE: Su origen data del año 3.500 a.C. Ya entonces se creía que la sal era incorruptible, razón por la cual se convirtió en símbolo de amistad. De ahí la creencia de que si se tira, la amistad se romperá. Para contrarrestar ese supuesto efecto maldito, se debe echar una pizca de la sal derramada sobre el hombro izquierdo.
 
8.   Romper un espejo
MALA SUERTE: Se dice que ocasiona siete años de maldición. El espejo era un elemento mágico de adivinación, por lo que si se rompía, era para no mostrar una imagen aterradora del futuro. Siete años es el tiempo que, supuestamente, tardaba en renovarse un cuerpo.
 
9.   Apagar las velas de un soplido
BUENA SUERTE: Fue en la Baja Edad Media alemana donde surgió la idea de colocar en las tartas de cumpleaños tantas velas como años cumplían los niños más una. Para dejar atrás los años cumplidos y pasar a los siguientes, se debían apagar todas las velas de un solo soplido.
 
10.  Decir "Jesús" o "Salud" cuando alguien estornuda
BUENA SUERTE: Se debe a que el estornudo era el principio de muy diversas enfermedades y por eso se pedía a Dios que apartase el peligro de cualquier infección.
También se dice que era para evitar que entrara el demonio a través de la boca.
 
11.   Encontrar un trébol de cuatro hojas
BUENA SUERTE: Es un símbolo sagrado para los druidas de las Islas Británicas, que ya en el año 200 a.C. pensaban que con él se podía ver a los demonios.
Según la leyenda, cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevo un trébol de cuatro hojas; por eso, desde entonces, se cree que da suerte.
 
12.   Llevar una pata de conejo
BUENA SUERTE: Su origen está en la antigua creencia de que cada pueblo descendía de un animal, que no podía ser cazado ni comido. Seguramente, los celtas nos trajeron la creencia de que el nuestro era el conejo. Seis siglos antes de Cristo ya era utilizada como amuleto para alejar el mal. Además, la pata de conejo era también un símbolo fálico capaz de hacer fértiles a las mujeres.
 
13.   Pasar debajo de una escalera
MALA SUERTE: Es por el triágulo que forma ésta con la pared. Antiguamente se pensaba que todos los triángulos eran un símbolo sagrado, tanto las pirámides como la trilogía de la Santísima Trinidad y, por lo tanto, era un sacrilegio pasar bajo ese arco.
Se cree que, una vez que se había pasado, el mal se conjuraba cruzando los dedos, escupiendo una vez bajo la escalera o tres veces después de cruzarla. También se relaciona esta superstición con el patíbulo: siempre había que usar una escalera de mano para colocar la soga y también para retirar el cadáver: la muerte y la escalera iban siempre muy unidas. Otra creencia proviene de los cuadros de la crucifixión, en los cuales figuraba una escalera bajo la cual Lucifer veía con furia cómo Jesús moría para salvar a la humanidad. De ahí la costumbre de santiguarse para preservarse de las furias del Diablo o ahuyentar el peligro.
 
 
14.   Colocar el pan boca abajo en la mesa o dejarlo caer al suelo
MALA SUERTE: El pan es un alimento básico. Por ello han sido varias las supersticiones que ha generado en su forma de hacerlo, cortarlo, comerlo y ofrecérselo a los demás. Ponerlo boca abajo se supone que traerá mala suerte por tratarse en realidad de una ofensa al cuerpo de Cristo; asimismo, cuando se caiga al suelo es costumbre besarlo y hacer tres cruces para alejar las desgracias.
 
15.   Derramar el vino
MALA SUERTE: Cuando viertes el vino en la mesa debes aplicarte en seguida un poco del mismo sobre la frente para atraer la buena suerte; si se trata de champán tienes que tocarlo entonces con la punta de los dedos y dártelo sobre el lóbulo de la oreja para conseguir una felicidad eterna. La causa de esta creencia puede ser que el inicio del feto es el lóbulo de la oreja. Por ese motivo, al empaparlo en champán estás deseando que tu vida se vea rodeada de toda clase de felicidad y dicha. Esta bebida espumosa también se suele romper contra los barcos en su botadura para desearles con este gesto buena suerte en su travesía.
 
16.   Dejar las tijeras abiertas
MALA SUERTE: Este instrumento debe permanecer cerrado mientras no se usa porque atrae la mala suerte. Si se cae al suelo y queda con las puntas abiertas apuntando hacia ti, recógelo y echa sal por encima del hombro izquierdo para ahuyentar los malos espíritus. En Grecia se creía que la moira Atropos cortaba con las tijeras el hilo de la vida, así que de alguna forma los objetos cortantes dirigen el destino y son símbolo de muerte repentina.
 
17.   Tocar madera
BUENA SUERTE: Un posible origen tiene que ver con los trozos que se conservaron de la Santa Cruz. Otro, proviene de Estados Unidos, donde hace 4.000 años los indios veneraban al roble como la morada de los dioses. Este material simboliza también la protección maternal y aleja el peligro.
 
18.   Poner la cama con los pies hacia la puerta
MALA SUERTE: Viene del dicho popular: "los muertos salen siempre de la casa con los pies por delante".
 
19.   Empezar el día con el pie izquierdo
MALA SUERTE: Ya Petronio aludía en el "Satiricón" a la mala suerte de entrar en un lugar con el pie izquierdo. En España puede tener su origen en la tradición celta y en el movimiento solar, siempre hacia la derecha. El efecto negativo se elimina al santiguarse tres veces.
 
20.  Martes y 13
MALA SUERTE: La maldición del número trece tiene su origen en la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, en la que fue delatado.
Se cree que si se sientan a comer trece personas en una misma mesa, una de ellas morirá antes de un año.
El día de la semana varia: en España, México y Grecia se teme al martes y trece; y en los países anglosajones al viernes y trece, porque en viernes fue crucificado Jesús.
 
21.   El día de la boda, llevar algo prestado, algo nuevo, algo azul y algo viejo
BUENA SUERTE: No se sabe cuándo comenzó la costumbre de que la novia, el día de su boda, llevara "algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul". Algo prestado representa el presente, algo viejo el pasado, algo nuevo el futuro y algo azul simboliza la pureza.
 
22.   Que el novio vea a la novia antes de la ceremonia o que esta se mire al espejo
MALA SUERTE: Antiguamente se consideraba que hacer cualquiera de estas dos cosas era sinónimo de adelantar acontecimientos positivos que quedarían así "gafados". Otra explicación es que la novia no podía mirarse en el espejo antes de celebrarse el matrimonio si estaba completamente ataviada, porque se proyecta su imagen de ésta antes de estar casada y esto podía hacer que los dioses pusieran en duda su derecho a contraer matrimonio. Si desea ver su aspecto, deberá dejar sin ponerse los guantes o alguna otra prenda.
 
23.   Besarse los novios al final de la ceremonia
BUENA SUERTE: El beso era el símbolo de la consumación del matrimonio. En la Antigüedad, los contrayentes hacían el amor públicamente para consumarlo.
 
24.   Arrojar arroz en un a boda
BUENA SUERTE: Antiguamente se tiraban trocitos de dulce a la novia, como símbolo de felicidad y de fertilidad. Pero en la época de vacas flacas se les tiraba trigo o arroz, ya que era bastante más barato.
 
25.   Entrar en el nuevo hogar alzando a la novia
BUENA SUERTE: Se cree que con este gesto se protegía a la novia de los hechizos, además de evitarle que fortuitamente tropezara al pasar la barrera del mundo exterior al interior e íntimo del hogar, símbolo de mal agüero; y por otro, para que no perdiese la virginidad por obra de la tierra en vez de por su marido.
 
26.   Ir de luna de miel
BUENA SUERTE: El viaje postnupcial proviene de la huida que en tiempos de Atila, rey de los hunos, seguía al rapto y matrimonio de la hija, y se llama así por la costumbre de que los novios bebieran un brebaje durante el viaje que contenía vino y miel.
 
27.   Abrir el paraguas bajo techo
MALA SUERTE: La primera noticia que se tiene de esta creencia data del siglo XVIII en inglaterra, donde creían que daba mala suerte por la negatividad que existía entre el paraguas y la casa, ya que ésta protege a sus habitantes y no tolera ninguna protección adicional. Si alguien lo abría sobre su cabeza, supuestamente esa persona moría antes de que acabase el año.
 
28.   El perejil
BUENA SUERTE: En la Antigua Grecia el perejil estaba considerado como una planta sagrada que simbolizaba el triunfo y la resurrección. Llevados por esta creencia, los griegos adornaban las tumbas con coronas de perejil.
 
29.   Taparse la boca al bostezar
BUENA SUERTE: Proviene de la costumbre de hacer la señal de la cruz sobre la boca abierta, para evitar que se metiera el demonio, debido al dicho popular: "por puerta abierta, el Diablo se cuela". También se pensaba que en una de esas exhalaciones se podía escapar el alma."
 
30.  Cruzar los dedos
BUENA SUERTE: Antes de la era cristiana, existía la costumbre que dos personas enlazaran sus dedos indices formando una cruz para expresar un deseo; una apoyaba a la otra mentalmente para que éste se cumpliera. La cruz, en la era precristiana, siempre ha sido el símbolo de la perfección y en su unión residían los espíritus benéficos. La costumbre se ha ido simplificando hasta nuestros días, donde se da por valido con cruzar dos dedos de una mano.
 
31.   Poner la escoba al revés detrás de la puerta
BUENA SUERTE: En realidad, en relación a esta superstición, no podemos hablar realmente de buena o mala suerte. A las brujas siempre se las ha descrito subidas en una escoba para acudir a los aquelarres; de ahí que antiguamente se creyera que colocando una escoba a las puertas de una casa donde se sospechaba que había entrado una, ésta no resistiría la tentación de cogerla y salir volando. Así, si llega una visita molesta, hay que colocar una escoba invertida detrás de una puerta y el inoportuno abandonará tu casa.
 
32.   Llevar una escoba usada al cambiarse de casa
MALA SUERTE:No se deberá llevar una escoba usada al cambiarse de casa, ya que el hacerlo atraerá la mala suerte y traerás con ella las desgracias del hogar anterior.
 
33.   Barrer los pies de una soltera o una viuda
MALA SUERTE: Esto quería decir que no se casarían. Tiene también que ver con las brujas y sus vehículos preferidos para asistir a los aquerrales: las escobas.
 
34.   Poner cáctus en las ventanas
BUENA SUERTE: Una creencia popular afirma que esta planta aleja el mal de la casa. Su gran capacidad para absorber la humedad del ambiente lo convierte en un poderoso protector contra los espíritus malignos, que necesitan la humedad para desarrollarse. La costumbre de colocar cáctus en las puertas y ventanas, observada en toda la cuenca mediterránea europea y asiática, proviene de la creencia que si  los espíritus encuentran agua a su paso, pueden ahogarse al cruzarla y quedar así retenidos en ese sitio.
 
35.   Tocar la joroba de un jorobado
BUENA SUERTE: Asegura un éxito en breve plazo.
 
36.   Ver una rata
MALA SUERTE: A este animal siempre se le han atribuido malos augurios. Sin embargo, esta idea sólo tiene que ver con la coincidencia de la aparición de plagas de estos roedores con desastres históricos como la peste bubónica.
 
37.   Una pestaña caída
BUENA SUERTE: El Diablo colecciona pestañas y, según la tradición, perder una significa correr toda clase de peligros. Así que si se te cae, colócala en el dorso de la mano y lánzala por encima del hombro o sitúala en la punta de la nariz, sopla para que salte y pide un deseo.
 
38.   Sentir un zumbido de oídos
BUENA SUERTE: Cuando te silban los oídos pide a alguien que te diga un número. La letra del alfabeto correspondiente a dicho número será la primera del nombre de la persona con la que esperas casarte. "El izquierdo para el amor y el derecho para el rencor". Si te pellizcas inmediatamente el oído derecho cuando éste te silba, la persona que te está criticando se morderá la lengua.
 
39.   Tirar monedas a un pozo o una fuente
BUENA SUERTE: Viene del antiguo rito adivinatorio de arrojar alfileres o piedras a un pozo, con el fin de saber si un hecho se iba a cumplir o no. Si al caer salían burbujas, significaba que lo que se había solicitado se llegaría a cumplir.
 
40.  Que alguien te eche el mal de ojo
MALA SUERTE: Tradicionalmente se ha creído que al reflejarse en la pupila de un ojo, podíamos quedar atrapados por ella. Por esto, desde la antigua roma hasta la edad media, aquellas personas que tenían cataratas u otro defecto visual, a menudo eran sacrificdas en la hoguera. Grecia, Turquía y Egipto tiene muy extendida la creencia de que existen personas con poderes maléficos en la mirada; incluso, aunque sea de forma inconsciente pueden hacer daño si clavan sus ojos en algo. Antiguamente se atribuía al mal de ojo enfermedades de origen desconocido. Lo echaban las brujas, los gitanos, los gafes y los bizcos y afectaba a los niños. Para protegerse hay que llevar ajos, oro y plata, ojos de cristal azul y herraduras.

sábado, 4 de diciembre de 2010

La historia de las dos hermanas.




Leyenda enviada por e-mail:

Hace ya bastantes años...vivía una familia en un pequeño pueblecito en España, no voy a concretar tampoco creo que sea necesario. Esta familia lo tenía todo, una casa grande, amor, cariño, salud, dinero... en fin , era el tipo de familia modelo del cual nada más se podía pedir, y como si la felicidad de este matrimonio fuera poca la mujer se quedó embarazada, y no fue una alegría la que les llegó si no dos pequeñas alegrias... gemelas. A cada cual más adorable, o eso era lo que ellos pensaban cuando nacieron las niñas. Les pusieron Verónica y Violeta.

Cuando fue pasando el tiempo se notaron las grandes diferencias que estribaban entre las hermanas, aunque fisicamente fueran iguales eran muy distintas psicólogicamente. Violeta era la típica hija perfecta, todo el mundo la quería mucho, era la hija predilecta, se le daba bien todo cuánto hacía y tenía muchos amigos y aficiones, mientras que Verónica era la niña introvertida, tan tímida que apenas dirigía la palabra a los niños de su clase, no se la daban bien los estudios y no demostraba interés por nada más que por una cosa que si se la daba bien, cantar. Cuando Verónica cantaba era como el trinar de los pájaros, encandilaba a
todo el mundo. Verónica para resumir, se podía decir que era una niña triste, rara vez dejaba ver una sonrisa, nunca reía por nada y siempre estaba callada.

Un dia los padres de las niñas recibieron invitaciones para el teatro y buscaron una canguro para las pequeñas pero Violeta, en su calidad de hermana responsable y buena les dijo que no había ningún problema, que podían quedarse las dos solas porque YA ERAN MAYORES ... sus padres con una mirada aprobatoria accedieron y las dejaron que se quedaran solas viendo una película con la condición de que se acostaran pronto.

La noche pasó y sus padres llegaron a casa sobre las 12 de la noche tras una cena y el teatro... era una noche lluviosa y decidieron volver pronto porque estaban preocupadas por si tenían miedo ya que la casa donde vivían era un tanto lúgubre debido a su gran tamaño, estaban preocupados asi que se dieron prisa en regresar..

Pero cuando llegaron a casa se sintieron aliviados porque oyeron a Violeta como reía a carcajadas arriba en su habitación, divirtiéndose con su hermana.

Están jugando- dijo la madre con una gran sonrisa
No son horas, las dijimos que se acostaran pronto- recriminó el padre. Pero bueno no las regañemos, se han portado bien.

Cuando subieron a darlas las buenas noches abrieron la puerta y descubrieron horrorizados que quien reía no era la dicharachera Violeta, increiblemente era Veronica, que canturreaba una cancion:

1 2 3 4 a Veronica ahora querreis, 1 2 3 4 Violeta se irá para no volver....
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!

Extrañados los padres dirigieron la mirada hacia la cama de Violeta, estaba durmiendo tapada con la sabana , pero tenía algo raro en la cabeza, la destaparon y comprobaron horrorizados como estaba bajo la sábana el cuerpo mutilado de Violeta con unas tijeras clavadas en los ojos todo lleno de sangre...

Los padres en pleno ataque de nervios miraron a Veronica y esta siguió riendo y gritando y de repente se levantó corriendo del suelo y riendo se tiró por la ventana, allí halló su muerte...

A los dos días y después de la autopsia de Violeta se celebraron los funerales... y una semana despues los padres abandonaron esa casa porque decían que por las noches se oia como Veronica gritaba y canturreaba a la vez que reía a carcajada limpia y que se oia como la otra niña pedia auxilio desesperadamente, pero cada vez que los padres entraban a la habitación los gritos paraban...

Esta es la leyenda de las dos hermanas, dicen que si una noche a las doce de la noche (cuando se realizó el asesinato) dices Verónica jaja Verónica jaja tres veces, ella se aparecerá y será tu último dia entre los vivos... y ¿alguna vez os habéis preguntado por qué a la gente le da mala espina siempre ver unas tijeras abiertas? fue por esto, veronica mató a su hermana con ellas. Nunca digas Verónica jaja porque dicen que encontrarás la muerte a la mañana siguiente con unas tijeras clavadas en los ojos...