viernes, 18 de noviembre de 2011

El jugador


Un ardiente verano, en un tren olvidado,
 estando muy cansado pero sin poder dormir,
sumido en el silencio el tren iba despacio
 y aquel tipo de al lado se acerco a mí.

Dijo:
Soy jugador, conozco a la gente,
 por un gesto de repente, por su forma de mirar.
 Si tu no me crees, si tu no me comprendes,
 por un trago de whisky te lo contaré.

Yo le di mi botella, la cogio y bebio de ella,
sacó un cigarrillo y fuego me pidio.
La noche se hizo densa,
su cara se hizo piedra.
Para hacer bien tu juego me debes escuchar.

Dijo:
Si quieres jugar al "juego" Tienes que aprender a jugarlo bien. 
Tienes que saber cuando "sostenerlas" y cuando "soltarlas".
 Saber cuando "irte" y saber cuando "apurar". 
Nunca cuentes tu dinero cuando estes sentado a la mesa, 
habrá tiempo de contarlo cuando acabes de jugar.
Cada jugador, hay secretos que se guarda,
 el reto es si te marchas y quedarte lo es aun mas. 
Hay veces que se gana y muchas que se pierde. 
Y si mueres en tu cama, suerte tu tendras.

Y al terminar su charla 
miro por la ventana, tiro el cigarrillo y se echo a descansar. 
La oscuridad se hizo y se quedo dormido. 
Y sus palabras fueron como un poquer para mí.

Tienes que saber cuando "sostenerlas" y cuando "soltarlas".
 Saber cuando "irte" y saber cuando "apurar". 
Nunca cuentes tu dinero cuando estes sentado a la mesa,
 habrá tiempo de contarlo cuando acabes de jugar.