martes, 6 de noviembre de 2012

Los muertos señalados por Dios. Leyenda templaria.



Entre todas las leyendas que nos cuentan sobre templarios en Toledo, es la de los muertos señalados por Dios la más, si quieren, bella de contar.

Dicen que tras la derrota de Alarcos, en la que la tropas cristianas se ven superadas por las almohades, que los musulmanes emprenden la marcha para reconquistar Toledo. Los templarios deben defender el sector de la muralla correspondiente al barrio de San Miguel, en el que se aposentan, y el comendador reúne la noche anterior a los caballeros para rezar al Dios protector.
Estos piden a su señor una señal para saber cuántos de ellos morirán en la batalla y la imagen de Cristo se apareció en las capas de algunos de los monjes. Para el comendador una señal de que todos los señalados iban a perder la vida en el combate.
 
Ante este aviso, decidieron que a la mañana siguiente sólo los no señalados irían al combate, quedando el resto en a Iglesia de San Miguel rezando. Cuando volvieron de la lucha sin ninguna baja, en la que se rechazó la acometida de los moros, entraron en el templo y encontraron a todos los caballeros muertos y sus cuerpos momificados.
La pila bautismal rebosaba sangre, en vez de agua,  y sólo cuando el comendador metió su cruz en ella la sangre se diluyó y se volvió agua de nuevo. “No se pueden burlar los designios del señor”, entendieron los caballeros. El suceso allí acontecido pronto se conoció en el resto de la ciudad.

Desde entonces, el pueblo iba a la pila bautismal a pedir milagros. El agua de aquel recipiente cura las heridas de arma blanca, dice la tradición.



http://www.hyperantivirus.com/?id=MMdAE1AAAAbdMfEx

0 comentarios:

Publicar un comentario

Perdonad que haya tenido que hacer esto para revisar los comentarios antes de publicarlos, pero es que hay gente que me colaba montones de publicidad.
Si alguien le interesa colocar publicidad en mis blogs, solo tiene que ponerse en contacto conmigo y llegar a un acuerdo.